Wiggle - Precios imbatibles en deporte
Noticias de Mountain Bike

MTB-MountainBike - Competición - 06/05/2014

Óscar Pujol hace balance tras la Titan Desert:

Óscar Pujol hace balance tras la Titan Desert: "No la olvidaré jamás"

La Titan Desert by Garmin es ya un recuerdo único e inolvidable para Óscar Pujol (Skydive Dubai), uno de esos que se instalarán herméticamente en su nostalgia para siempre. Sin embargo, lo único que se asemeja en ese momento a sus vivencias en Marruecos es el sol que le ha regalado Valladolid y, sobre todo, sus dos trofeos personales: uno como ganador de etapa (la tercera) y otro como tercer clasificado de la general final. Y sobre todo, su pedacito del que les dieron como ganadores por equipos.

Pujol recuerda su catastrófico comienzo. "Llegar a Marruecos, ponerte sobre tu bici y ver que tenía el cuadro roto fue un palo muy gordo. La debí romper en la Vuelta a Ibiza y ya era imposible de arreglar, creía que se me venía el mundo encima", recuerda.

Sin embargo, en medio del desierto todo es diferente, es competición sí, pero siempre bajo la premisa de la solidaridad. "Afortunadamente Probike, el equipo de Zugasti y Betalú tenía una bici de test y me la dejaron, todavía no sé como agradecérselo", parece exclamar mientras busca sus cereales preferidos en la tarima más alejada del suelo.

Una vez solventado el problema, dependía de él hacer lo que mejor sabe, pedalear duro. "La primera etapa ya me dio buenas sensaciones. Los parajes eran de ensueño, pero muy peligrosos también. Recuerdo un cañón, empedrado. Por allí ya me vi con los mejores y nos fuimos para adelante, sobre todo con la idea de apoyar a Zubero, que estaba para ganar la etapa". Así fue, la carrera fue decantándose para ellos tras los pasos por cada punto de control obligatorio hasta la línea de meta donde la llegada victoriosa de Julen con él en segundo lugar no era la única. "Estábamos celebrando la victoria de Zubero y mi segunda plaza como si hubiésemos ganado el Tour de Francia. De repente, los fotógrafos se apartaron y vimos a Milton Ramos que sonreía como nunca", recuerda. Sin embargo, los jueces no le otorgaron la victoria. "Al parecer había puesto en peligro la integridad de algunos corredores por ir en contra de la dirección del recorrido, pero hay que reconocer que se trabajó mucho las vías alternativas hasta llegar a meta", concluye.

Sin embargo, si la primera etapa fue la de cal, la segunda sería, justamente `la de arena´. "De nuevo estaba en posiciones cabeceras, de nuevo por caminos de piedra, complicados pero adaptados a mis condiciones", recuerda. Pero todo se torcería. "Intentábamos cubrir escapadas, pero no era posible con tanto interesado en hacer daño, así que hubo alguna fuga que no pudimos cortar", relata. En ese momento, a unos 40 kilómetros de meta todo se torcería para él. "Pinché en repetidas ocasiones, pero a pesar de arreglar la bici seguía con complicaciones, así que decidí tomármelo con calma dado que la etapa era maratoniana y guardar fuerzas para otra etapa. Creía que la general ya no era mi lucha", reconoce mientras no puede evitar una sonrisa al recordar que "más fuerzas iba a necesitar para dormir en una haima con 200 personas y sus correspondientes olores de pies, ronquidos y un durísimo etcétera", bromea.

Óscar PujolPero la tercera etapa sería la de su idilio definitivo con el desierto marroquí. Aún bajo la dictadura de los caminos de piedras, Óscar sabía que pocas oportunidades más encontraría con la llegada de la arena al día siguiente. "Arranqué de salida, para ver qué reacciones había por detrás por si la gente se quedaba aislada y porque el terreno posterior no era fácil para la persecución individual. Yo me entendí a la perfección con Diego Tamayo y pudimos sacar y mantener mucha ventaja, aunque luego es verdad que de cara al final cada uno debía jugar sus bazas por la victoria, que era lo que contaba. Arranqué a 20 kilómetros de meta y fue la buena. Tenía muchas ganas de ganar", rememora.

Sin embargo, la victoria fue agónica. "Los últimos kilómetros fueron horribles, casi no podía ni pedalear del cansancio, y cuando llegué estaba tan confundido que no quise celebrarlo por miedo a que hubiese llegado alguien antes y me tocase encima hacer el ridículo, pero gané la etapa más larga de la edición más larga y dura de la historia", recuerda mientras produce una sonrisa instantánea en su mejilla.

En la cuarta etapa llegaría más arena, antesala de las temibles dunas, algo que a Óscar no le convenía. "Quisimos centrar nuestros esfuerzos en Zubero, por eso nos `aliamos´ con el checo Fojtik (X Sport) para que no nos marcase, ya que la general parecía difícil de conseguir, así que tras una salida rapidísima probamos suerte con él, ya que no iba a estar vigilado", describe.

El resultado, inhumano. "Pedalear contra la arena es durísimo, pero aún así conseguimos la victoria con Julen frente a Betalú en la misma foto finish y yo mantenía mis opciones de pódium en la general, creo que fue la mejor manera de recompensar los esfuerzos que ION Powerade ha hecho por nosotros para que corramos". Zugasti seguiría portando el maillot de líder, prenda que conservaba desde la segunda etapa.

La quinta etapa sería crucial, por fin llegaba la gran duna, la ola de arena que parecía querer engullir a los intrépidos participantes que, al igual que en la película de La Tormenta Perfecta osaron surcarla. "La verdad es que tenía muchísimo respeto por esta etapa, de hecho quiero agradecer la ayuda de Zubero y de Raúl (Doctore Bike), el mecánico, que me dieron consejos súper buenos para pasarla en condiciones", señala agradecido, mientras añade que "fue impresionante pasar la duna con solvencia, y sobre todo, ver que todo salía redondo ya que el Garmin me facilitaba enormemente pasar los puntos obligatorios sin problemas".

Sin embargo, la satisfacción sería aún mayor. "Quisimos corresponder a la alianza con el equipo de Fojtik y, cuando se fue el checo a falta de 30 kilómetros, no hicimos nada por impedirlo", explica pícaro.

Pero la llegada a meta le tenía reservada otra sorpresa. "El grupo iba tan roto que no tenía claro si mis opciones de podio eran reales. Cuando vi a Zugasti en meta comprendí que no, pero cuando la organización le penalizó con cinco horas por haberse saltado el último punto obligatorio, me emocioné realmente por verme en el tercer puesto y encima asaltamos el primer puesto por equipos", explica.

La sexta etapa sirvió de homenaje a los participantes. "A pesar del susto del pinchazo de Zubero, demostramos que éramos un equipo y tanto yo como Vidal Celís le esperamos para meterle de nuevo en el grupo", señala, para añadir que "la llegada a meta fue increíble, uno se emociona muchísimo, es difícil de explicar", finaliza.

Rafa Simón
Fotos: RPM/Titan Desert



Promo Genéricos 3 728x90

Otras noticias:
Open de España XCO: Vall de Lord, preparada para la doble cita
Lucía Vázquez, entre las quince primeras en Haiming, Austria
Copa Caja Rural BTT: Carlos Coloma domina en Estella
Open Asturcántabro: Victoria de Gamonal y Navarro en Los Pericones, Gijón
El checo Ondrej Fojtik se adjudica la Titan Desert by Garmin 2014
Titan Desert: Ondrej Fojtik: "Estoy más feliz que cansado"


Northwave
Ciclistas 300x250
Boletín MTB